Apetito

El té para el apetito que estimulará a tu cuerpo para recuperar el hambre y nutrirte y mantenerte fuerte y saludable. Si lo que deseas es reducir tu apetito, lo que buscas son las infusiones para adelgazar.

Por Qué Necesitas Recuperar el Apetito

té para el apetito

Para mantener un cuerpo saludable necesitas obtener todos los nutrientes que tu cuerpo requiere, ya sea que intentes bajar de peso, subir de peso o solo mantenerte saludable. Y esto puede hacerse más difícil de lo que pensamos en muchos casos. Esta es la ayuda que te brinda un té para el apetito, haciéndote recobrar esas ganas de comer.

Entre las consecuencias de tener un peso muy bajo y mala nutrición, podemos incluir: Anemia, disminución de las funciones cognitivas, falta de energía, apatía, pérdida del cabello y de los dientes, pérdida de la elasticidad de la piel (Resultando en flacidez), pérdida de masa muscular y ósea, aumento del riesgo de osteoporosis, debilitamiento del sistema inmune, haciéndote susceptible a enfermedades e infecciones, entre otros.

Incluso si una persona se siente sana y fuerte, aún si tiene un buen rendimiento deportivo, un peso muy bajo puede desencadenar varias de las consecuencias recién nombradas.

Qué Hace el Té para el Apetito

Al tomar un té para el apetito, aprovechas distintas propiedades, que directa o indirectamente mejoran tus ganas de comer.

Algunos de ellos, por ejemplo, te dan una subida de energía, otros mejoran el funcionamiento y el estado de tu sistema digestivo, otros tienen un aroma delicioso que estimula a tu cerebro para recuperar esas ganas de comer, otros tienen un efecto relajante y antidepresivo, y en ausencia de esa pesadumbrez, te sientes menos reacio a alimentarte.

Existen muchos mecanismos por los que el té para el apetito pueden ayudarte a mejorar ese aspecto de tu vida.

Cómo Saber si tu Peso es Muy Bajo

Según la Organización Mundial de la Salud, puede considerarse que el peso de una persona es peligrosamente bajo cuando su índice de masa corporal está por debajo de los 18,5 kg/m².

Calcular el índice de masa corporal es muy fácil, solo debes hacer un pequeño cálculo: IMC = Tu Peso en kg / (Tu Altura en metros elevada al cuadrado) = Estatura/Peso²

Por ejemplo, para una persona que mida 1,65 y pese 55 kg, su índice de masa corporal es de: IMC=55/1,65²=55/2,7225= 20,2 kg/m². Este es un IMC considerado saludable, ya que está entre 18,5 y 24,9, que es el rango considerado promedio.

Fiabilidad del Índice de Masa Corporal

El sistema del índice de masa corporal no es infalible, de hecho tiene muchas fallas, pero es un indicador muy sencillo y accesible para tener una guía que te indique tu estado de salud.

Entre los problemas con el índice de masa corporal, tenemos su incapacidad para tomar en cuenta la composición del cuerpo. Esto significa que da igual su la mayoria de tu peso es músculo o es grasa, tu IMC seguirá siendo el mismo. Así que una persona obesa, con 20 kg de sobrepeso, tendrá el mismo sobrepeso que un culturista en muy buen estado físico y con mucha masa muscular.

Sin embargo, esta falla se nota mucho más cuando son índices elevados de masa corporal, en el caso de una persona con un peso bajo y poca masa muscular, tiende a ser más fiable, aunque, nuevamente, no infalible.

Cuánto Debes Comer

Esta es una pregunta que se puede responder con más exactitud que la anterior, aunque requiere un poco más de mano de obra.

Tu cuerpo necesita una cierta cantidad de nutrientes cada día para cumplir con sus funciones, entre las que se incluyen todas las funciones fisiológicas básicas y también toda la actividad física del día a día, tanto ejercicio como cosas tan simples como caminar o moverse.

Una fórmula simple para saber cuántas calorías necesitas, es multiplicar tu peso en kilogramos por 22. Esto es aproximadamente la cantidad de calorías que tu cuerpo gasta en un día, y luego a esto hay que agregarle una pequeña cantidad de calorías extra que depende de qué tanta actividad física tengas al día. Si te interesa este tema y quieres aprender, te dejo un artículo que explica minuciosamente cómo es el proceso de calcular tu dieta personalizada.

Al saber cuántas calorías necesitas, puedes tener un control sobre tu peso y saber cuánto necesitas comer para subir de peso, adelgazar o mantenerte como estás. Y si necesitas un pequeño empujón para lograr comer todo lo que requiere tu cuerpo, no olvides probar un té para el apetito.

Distinción Entre un Té y una Infusión

Debemos recordar que el té es un tipo de infusión que se hace con una hierba en específico, mientras que la infusión es la preparación de la bebida con un, o múltiples ingredientes, entre los cuales puede encontrarse el mismo del té.

Sin embargo, como el propósito en Infusiones Pro es facilitar la comunicación con el público y hacer la información más fácil de encontrar y de asimilar, no haremos distinción entre el término «Infusión» y «Té», tratandolos como sinónimos. Que son términos que de hecho, en algunas partes del mundo son tratados como tal.


Advertencia

Desde InfusionesPro.info, te recordamos que una medicina casera nunca es un sustituto perfecto para la seguridad y cuidado que puede proporcionarte un profesional. No pasa nada si te das una mano utilizando infusiones, pero no por eso dejes de visitar a un profesional de la salud. El dinero y tiempo que puedas ahorrar inicialmente, luego te pueden costar muy caro.